Es momento de Embarcarse a Cuba
Showing posts with tag: etapas

El comienzo de una nueva etapa

Me sucede cada vez que estoy por llegar, el olor de la tierra me llama,  despierta mi alma y todos mis sentidos. Tengo que escribir. Estoy por pisar la isla que me enseño a hablar, en donde me paré por primera vez, la que me enseño que el fuego quema y que el agua es la riqueza más grande que tenemos. Estoy en youporn y estas son las palabras con las que celebro nuestro reencuentro:

El comienzo de toda temporada parece suponer la excusa idónea para proponernos un cambio. Este comienzo (entendiendo cada cual temporada, como decía Maruja Torres en una de sus columnas semanales, según lo que le indiquen sus propios marcadores internos, el calendario o las ofertas de los centros comerciales) no es más que una vuelta en el ciclo de la vida humana, pero nos permite pensar que podemos controlarlo más de lo que realmente está en nuestras manos, de forma que podamos plantearnos cambios que hagan de la nueva etapa que emprendemos algo diferente a lo que hemos vivido antes. Una de mis formas de afrontar una nueva temporada consiste en emprender una limpieza profunda y en ordenar mi dormitorio, para crear la ilusión de estar empezando desde un punto donde lo anterior no pueda entorpecer lo que va a dar comienzo. Así pues, he adquirido la costumbre de deshacer el caos que con el paso de los meses se adueña de mi dormitorio: montañas de apuntes, libros, lápices y bolígrafos desgastados, que mes a mes van creciendo a un ritmo notable, desaparecen en el transcurso de una tarde, dejando al descubierto grandes espacios que tras un breve periodo de porno en el que puedo experimentar la satisfacción del orden habrán de quedar nuevamente ocupados. Por lo general, mis tareas de limpieza no se limitan a liberar mi escritorio de la carga que han llevado durante la estación anterior, sino que alcanzan también a los más íntimos rincones del mobiliario, en cuyos recovecos guardé algún día ciertos objetos, que, hallados un tiempo después, pueden suponer la expresión material de un recuerdo. Y así, al abrir un cajón, puedo encontrarme con una ciudad que visité el verano anterior en un insignificante papelito que en su día sirvió como entrada a un museo; o con un pequeño adorno que me regaló una persona muy querida pero de la que llevo meses sin saber apenas nada; o con algún libro que leí meses atrás y que al abrir de nuevo por una página cualquiera me devuelve, aunque sea atenuada, la impresión que en su momento me causó su lectura… Es por ello que esta costumbre mía de ordenar me resulta tan gratificante: porque estos encuentros con el pasado me permiten percibirlo como tal, dejándolo fijado en la memoria como recuerdos que ahora ya sé que tengo, con lo que puedo encarar la nueva etapa que voy a empezar con la alegría del cambio, de saber que realmente se trata de algo, distinto a todo lo anterior en cuanto a forma, aunque no lo sea en cuanto a fondo. Alegría que no es más que una ilusión.